Actitud de viernes aunque sea lunes

Por Carlos Augusto Rojas Castaño

Jorge Valbuena Castro es un prestigioso médico vallenato residente en Barranquilla desde hace muchos años, que ejerce su profesión con una medicina alternativa que no falla: actitud metal positiva y optimismo ante todas las circunstancias de la vida cotidiana.

Jorge Valbuena Castro

Jorge publica todos los días una breve reflexión en sus cuentas de las redes sociales: unas píldoras levantamuertos que a los pesimistas los deja como si les acabaran de inyectar una dosis de energía positiva. Y a los optimistas nos hace apreciarlo y admirarlo más.

No es repetir como un loro las frases simplistas y un poco desgastadas de los autodenominados motivadores, que a veces son tan aburridos que son ellos quienes necesitan motivación. Es otra cosa, es ponerles vacunas a los que miran la vida por el lado equivocado, los que si no tienen problemas, los inventan y así acumulan tantos como el álgebra de Baldor.

“No hay enfermedades, hay enfermos”, me dijo Jorge en una ocasión durante una de nuestras frecuentes llamadas telefónicas, que yo le hago o él me hace así sea para saludarnos sin motivo alguno.

Claro que hay enfermedades. Su frase puede no ser cierta -tomada literalmente-, pero sí tiene una carga grande como mensaje frente a pacientes afectados por dolencias que muchas veces son el resultado de desórdenes emocionales y trastornos psicosomáticos: condiciones en las cuales los síntomas físicos se ven agravados por factores mentales como el estrés y la ansiedad.

El 18 de mayo pasado ingresé a un quirófano de la clínica Reina Sofía en Bogotá para una cirugía. ¿Cómo se siente?, me preguntó mi médico, César Augusto Andrade. Como si fuera para una parranda vallenata, que me fascinan, le respondí sin vacilar. Él y sus asistentes, el anestesiólogo y sus propios colaboradores, todos como en un espontáneo coro soltaron la carcajada y aplaudieron.

Ustedes son de los míos, les dije antes de ser anestesiado. Volvieron a reír.

Al día siguiente, alguien me preguntó: ¿Cómo se siente en la clínica? Para mi esto no es una clínica sino un hotel 5 estrellas plus, respondí de inmediato. Dos días después tuve la visita del director general de la clínica a quien le dije que con la Reina Sofía me ocurre lo mismo que con Valledupar: una ciudad en la cual todos los visitantes quieren quedarse.

En la línea de pensamiento de Jorge Valbuena Castro, entonces, se puede decir que no hay vejez, hay viejos. Que no hay pobreza, hay pobres, etc. En realidad, la vejez está en la mente; la edad es sólo un número: uno es joven hasta cuando uno mismo lo desee, así como uno es pobre hasta cuando quiera aprovechar los talentos y habilidades con que Dios empaqueta a todos los seres humanos para que vuelen solos y se abran campo en medio de las dificultades de la vida.

“Es viernes y el cuerpo lo sabe” es una frase que hizo carrera entre la gente chévere. Una clave sencilla para arrastrar menos estrés y menos riesgos para la salud es adoptar la actitud de viernes, no importa que sea lunes, aun cuando haya por ahí alguna dolencia física en posición amenazante. Si se les dificulta hacerlo, busquen al médico Jorge Valbuena Castro, un gurú de la medicina alternativa.

Bogotá, Colombia.

  1. Luis Gustavo Moreno Gutierrez. 14 agosto, 2021, 10:05 am

    Excelente escrito donde se le rinde un homenaje a nuestro ilustre médico vallenato radicado en la ciudad jardin de Colombia.

    Reply
  2. Carlos que alegria leer tus apreciaciones sobre todo que venga de un ser maravilloso como tu. SOLO EN LA GRANDEZA DE LOS GRADES PREVALECE LA HUMILDAD. A si te defino como un ser lleno de humildad y sabiduria que grande me siento de tener de amigo seres humanos como tu. Que dios bendiga tu vida y tu salud para seguir disfrundo de su maravillosa amistad. Gracias.

    Reply
  3. Muy buen escrito actitu en todo los momentos facil o dificil todo depende como lo veamos “actitu”

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.