Altibajos en la historia del Santuario del Ecce Homo en Valledupar

Los lunes de la Semana Santa, la mayoría de vallenatos se levantan con un entusiasmo especial porque es el día en que demuestran su fervor por el Ecce Homo, patrono de la ciudad. Ese día los hombres lucen sus impecables guayaberas blancas y las mujeres sus trajes más elaborados y elegantes para desfilar hasta la iglesia de La Concepción, en la emblemática plaza Alfonso López.

Ese día la ciudad es visitada por los políticos de moda y por personajes de todas las dimensiones, en una especie de anticipo religioso del Festival Vallenato.

Hay misas desde las 3 de la madrugada con la iglesia a reventar, y a media mañana se celebra una con asistencia de autoridades civiles, eclesiásticas por supuesto y militares, que le dan un toque de solemnidad a la celebración y a la procesión que luego recorre la zona histórica de la ciudad.

Varios alcaldes han hablado del proyecto del Parque y el Santuario del Ecce Homo, que antes del año 2012 originó una sanción de la Procuraduría porque
de hizo una obra pública por leasing bancario omitiendo la licitación. Además, ejecutaron las obras del parque sin tener licencia ambiental, por lo cual el proyecto fue suspendido por Corpocesar.

El gobierno de Fredys Socarrás (2012-2015) corrigió los errores de sus antecesores y reactivó el proyecto
tramitando la licencia ambiental para que excluyeran de la reserva forestal las 15 hectáreas donde están las áreas del Parque Lineal, tarea que duró tres años ante el ministerio del Medio Ambiente.

Seguidamente liquidó el contrato leasing con el Banco de Occidente, estando la deuda en 15.000 millones y logró negociarla en 9.000 millones incluyendola en el plan de pagos de la Ley 550.

“Superados los pasos anteriores fue cuando pudimos estar autorizados legalmente para ponerle la mano al Santo, recogerlo de un potrero donde lo habían dejado y se contrató la obra artística para terminarlo y poderlo instalar sobre la base ya construida”, dijo el exalcalde Socarrás, hoy en día Viceministro de Trabajo.

Al nuevo gobierno le quedó entonces el camino libre para terminar la obra, pero transcurridos más de dos años de gobierno nada ha cambiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.