Carlos Vigna Piscioti

IMG_8945

Por Oswaldo Angulo Arévalo

Discurso en el sepelio del dr Vigna.

El destino pone muchas personas en tu vida pero solo las mejores permanecen por siempre. Qué difícil es despedir al amigo que con su actitud paternal te hace percibir su apoyo, su cariño su afecto, su consejo sabio y oportuno. El que con su ejemplo de vida se convierte en modelo a seguir por su brillantez mental, su capacidad de ejecutoria plasmada en todas las etapas de su existencia desde los albores de su educación primaria en el colegio del maestro Mejía, del perenne Instituto Caldas de nuestro Chiriguana del alma.

Luego en su medicatura rural, donde su estructurado criterio clínico y humanístico, le valiera para sobresalir como profesional y como persona virtuosa a quien rápidamente Dios le premia prodigándole una extraordinaria esposa, BEATRIZ GARCIA DIAZGRANADOS, perteneciente a una de las familias más representativas y distinguidas de la región, por los valores reales de las sociedades: buenas costumbres, ética social, estructura académica, en una época en donde la gente valía por lo que era y no por lo que tiene. Fruto de lo anterior forjó una acrisolada familia compuesta por Alberto Cristóbal y su esposa Ingrid, Beatriz Eugenia y Mauricio, Julio y Yajaira, Carlos Mario y Lucy, Edna María y Franco Ovalle, y todos sus nietos que eran como el catalizador de sus emociones, las cuales las vertía  abastanza en ellos haciéndoles sentir a cada uno como el más querido. Ese es el valor de las almas grandes, ese fue Carlos Vigna Piscioti, el esposo dedicado y responsable, el padre amoroso y tutelar, el abuelo tierno y consentidor.

Llegó a esta Valledupar acogedora donde por su bonhomía y personalidad sobria logra un círculo de amistades de grandes condiciones socioculturales, por tal vez el valor preponderante de él era la amistad sencilla, sincera, desinteresada, esplendida, respetuosa y agradable. Por el inmenso  temor de caer en omisiones desagradables quiero resaltar solo entre muchas personas como Aníbal Martínez Zuleta, su gran amigo, y Alfonso López Michelsen, quien siendo gobernador lo nombró como el primer Secretario de Salud Departamental, donde tuvo ejecutorias invaluables en las que se destacan los acueductos rurales en todos los  municipios del Cesar. Luego como director del Instituto de Bienestar Familiar colocó una impronta imperecedera con la construcción de los denominados CAI.

Ahora, cuando escoltado por ejércitos de ángeles que lo conducen al llamado indefectible que le hace Dios nuestro Señor, se rencontrará con su Beatriz del alma y junto a su padre Alberto, su madre Carmela  y sus hermanos Italo, Ascanio, Oscar, Julio, Mery, Liliana y Carmelita y su consuegro y amigo del alma Adalberto Ovalle. Y ante la presencia de la Virgen de Nuestra Señora de Chiquinquirá, unidos rezarán la novena de navidad y cantarán los villancicos pidiendo por sus hijos y su hermana Carmelita, en cuyos nombres me permito darles las gracias a ustedes por esta reconfortante compañía y manifestaciones de afecto y solidaridad .

Dios los bendiga a ustedes y a él lo acoja en su santo reino. 

  1. Excelente discurso…dr Angulo

    Reply
    • Definitivamente a veces las palabras faltan y los comentarios se hacen cortos para reflejar todas las huellas que una persona deja ,pero gracias a este tipo de medios y a tan lindas frases estas personas siempre quedaran , gracias tío y ojalá pueda leer más de ti . oscar angulo

      Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.