CURRUTO

Por: Luis Paternina Amaya (De Sincelejo)

Con esta expresión llaman nuestros campesinos al huevo cuando está descompuesto, putrefacto, hediondo, imposible de ingerir, mucho más complicado empollarlo, en otras palabras, un huevo en estas condiciones, contamina, pudre lo que toca, no es asimilable como alimento sino por los perros acostumbrados a hurgar en los gallineros en busca de esta proteína, solo apetitosa para el perro huevero, fácil de asimilar el hostigante hedor que no le impide disfrutar porque su incapacidad para sortearse una mejor vida cazando animales del monte, lo tornan perezoso, flojo, oportunista, zángano, sarnoso, chupa sangre, dañino, improductivo; y,  para remate bravo, agresivo, ladrador, aullador y feo.

Querrán nuestros campesinos referirse a corrupto con lo que ellos llaman curruto? Sin dudas, y de la misma manera que el iletrado hombre del campo, dueño de una inteligencia práctica, por encima de lo que hoy llaman emocional, aplica con un significado preciso la expresión, el intelectual, el político, el sociólogo o el académico lo hace seguramente dando la misma connotación de podredumbre, seducción para corromper al funcionario (cohecho), contaminación del erario público, negociado, indiferencia, burla, francachela, desafío, charlatanería, ostentación, depravación, perversión,  corrompido.

Del huevo curruto al hombre corrupto la distancia los une, es decir, no existe: ambas huelen mal, contaminan, destruyen, invernan el progreso y hacen de la vida un aburrimiento porque así como el huevo curruto ya no es posible empollarlo porque es imposible que dé vida, el hombre corrupto se detiene en el tiempo para que el presente siempre sea presente, sin posibilidad de que se encuentre con el futuro para conquista de un bienestar social, en él solo prima un  estrecho individualismo, como igual se predica de quienes nos gobiernan si se dejan untar de la corrupción, palabra que infunde terror y desesperanza frente a las ambiciones de los pueblos que pretenden disfrutar de su evolución sin que su fetidez  la asfixie, ya que el origen de todos nuestros males es  su podredumbre .

Revolcarse en un gallinero  contaminado de huevos currutos peleando como una fiera contra el agresivo perro que no quiere aflojar su estatus, resulta menos dañino que convivir con el hombre corrupto, engendro de un ambiente que apesta el alma, donde los valores se marchitan contagiando, como la peste, a todo cuanto ser vivo toca, casi imposible de reencontrarse con la sana condición perdida porque los placeres episódicos que ofrece la corrupción destrozan las fortalezas de un hombre débil y humillante que no quiere saber nada de disciplina, sacrificio, trabajo, ni de intereses colectivos que pongan a soñar a los pueblos, los mas victimizados del implacable fenómeno social que, como el huevo curruto, seguirá infestando nuestro acervo cultural dándole pie para que el hombre siga moviéndose sin escrúpulos en ese mundo sucio, agresivo, violento y curruto sin que se vislumbre el genio o el Dios que nos guie por senderos de luz para que no sigamos protagonizando tantas “guerras  inútiles y desengaños de poder”.

Increíble ! La corrupción da prestigio, quien la patrocina o practica se convierte en un héroe, de un simple y anónimo ciudadano se transforma en un referente obligado para la generación que desconoce el asunto, mientras más evidente se muestra el corrupto, mas aplausos gana de la ciudanía, la prudencia y el disimulo no son propiamente sus cualidades, moralmente la corrupción entró a formar parte de una conducta generalizada que ya se explica sin reproches. Pendejo quien habiendo tenido la oportunidad, no robó.

Una sociedad atizada por semejante comportamiento le espera la anarquía por el alto grado de perturbación que le impide encontrar el camino correcto.

  1. Eso es lo que esta pasando con nuestro Pais. Los “currutos” todo lo aprueban. La”mermelada”los dejó sin corazón. Sólo la justicia divina puede raer ese mal.¡Que dolor!.¿Cual sera su final?.Confia. Dios va ha acortar esta pelicula de terror y la veremos.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.