DEL IMPULSO Y OTROS FACTORES PARA EMPRENDER

FotoperfilnelePor Neleysis Bolaño Ardila

La realización de cualquier acto en la vida, requiere de determinación y motivación, estos son el impulso capaz de lograr efectos, y dependiendo de su intensidad  y combinación con otros factores producir o no el éxito en lo emprendido.

Muchos han tenido el impulso de crear una empresa, algunos lo han hecho y mantenido, otros han fracasado aunque en realidad, este fracaso se convierte en experiencia, pero para aquellos que aún están  entre la primera y segunda opción he recopilado con base a experiencias propias y ajenas, algunos puntos  importantes a la hora de concretar ese impulso de crear una nueva empresa y hacer que esta sea rentable.

Tener un objetivo fijo y claro: si vamos a iniciar un proyecto, lo primero es tener claro para qué lo estamos haciendo, de dónde surgió la idea, a qué problema o necesidad identificada da solución o cuál es la oportunidad de innovar.

El tamaño de la oportunidad: se requiere considerar que hay un mercado en capacidad de adquirir el bien o servicio a producir.  Si tenemos claro nuestro objetivo, si hemos verificado que se trata de una oportunidad o necesidad insatisfecha en el mercado, el siguiente punto importante es saber si el tamaño es suficiente para generar una empresa, de nada nos sirve tener un problema que se resuelve con una sola solución y que los potenciales clientes y usuarios no tendrán la necesidad de volverlo a buscar.

Identificar claramente los recursos necesarios: cuando estamos pensando en crear una nueva empresa, bien lo dice Steve Blank en sus mentorías, no podemos pretender tener la estructura de una multinacional, de ser así en el primero periodo de operación todos los ingresos irían a cubrir los gastos excesivos de personal o bien pudiera conducirse a la empresa a una quiebra temprana, sin embargo como ninguna empresa puede iniciar con cero de personal, de divisiones y demás estructura, más allá de identificar los recursos necesarios, se trata de identificar el rol de cada uno de los emprendedores que se lanzan a la aventura, bajo este enfoque el gerente, el ideador de algo nuevo no puede estar sentado detrás del escritorio dando órdenes sino que está afuera junto a su equipo buscando hacer crecer la nueva empresa y en lo posible optimizando todos los recursos disponibles y reduciendo el modelo al más simple de operación.

Por último pero no menos importante, está lo que se conoce como “el Timing” (que puede verse asociado con un factor de suerte), que se refiere a desarrollar una idea en el momento adecuado sin significar que siempre debe ser algo extremadamente innovador, se trata más de la perfecta combinación entre el tiempo y el lanzamiento al mercado.

Por esta ocasión, me despido con un bono extra aunque no esté totalmente comprobado,  es importante tener un poco del “factor locura”, ser más  arriesgado que el resto es una buena cualidad y si te pasa comúnmente que al comunicar una idea a muchos les parece de locos, entonces ten el impulso de atreverte a estar fuera de lo convencional porque seguramente es el camino correcto para emprender

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.