El Emprendimiento, de la inspiración a la acción

NeleysisPor Neleysis Bolaño A.

Es común que encontremos lecturas que hablan sobre la zona de confort, cuestionando muchas veces el estar estable, aparentemente inmóvil y estancado en una rutina, este texto no trata de debatir si quien se siente seguro en esa zona está mal o está bien pues de alguna manera nuestros actos se construyen de esa interacción que tenemos con aquellos que piensan similar o muy opuesto a nosotros, sería muy difícil un mundo donde todos pensáramos igual, es cierto que hay mentes muy sobresalientes de personajes que trascienden y logran inspirar a otros con su manera de pensar y expresarse por el propio valor que eso supone, sobre todo si se va en contra de la aparente corriente.

Hoy quiero pensar en la inspiración,  en aquello que nos motiva, esa voz interior que nos empuja a tomar cierto rumbo y no otro, en esos momentos en que estando a solas podemos visionar lo que queremos y donde nos vemos. Existen muchas formas de identificar ese momento aún para aquellos que puedan creer que no lo sienten pero fuera de la forma en que se exprese esa inspiración,  está la realidad en la que vivimos, el entorno en el que nos movemos,  me identifico  con los que piensan que nuestro inconsciente  programa a nuestro consiente para hacer las cosas que queremos y que la inspiración y la creatividad llegan pero te deben encontrar trabajando, si analizamos las personas que escogemos como amigos o las personas con las que nos relacionamos o por las que sentimos más afinidad para compartir, las lecturas que preferimos, los hábitos que tenemos; veremos que todo en conjunto  nos ayuda a acercar donde queremos  llegar sin que eso signifique necesariamente un lugar espacialmente ubicable.

Ahora, si esto se relaciona con el emprendimiento, no solo en el campo empresarial, sino más como el motor que impulsa cambios y que genera inquietud y dinamismo sin importar la situación a la que se refiera, la relación viene  desde el interior de cada ser, justificando un poco porque algunos tienen éxito y otros no; sabiendo que la medición del éxito es algo subjetivo pero  en términos generales asumiéndolo desde un concepto razonable y  aceptable para la mayoría como  la consecuencia acertada de una acción que se emprende, en este sentido, si pasamos de un éxito particular a uno general, tener éxito estará  asociado con el cumplimiento de las metas y sueños propios que al  guardar los lineamientos de respeto y conservación del otro y de lo que nos rodea producirá que como resultado de la inspiración se transforme la realidad de muchos a través del empuje que le imprima el emprendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.