El Plan B

Amylkar-Acosta1Amylkar D. Acosta M[1]

Como ya lo dijimos, con la venta de ISAGEN  no se cambiaría “un activo por otro” como se ha repetido hasta el cansancio, no se van a invertir por parte del Gobierno en la modernización vial, con los recursos que se reciba si finalmente se cristaliza lo que se busca es capitalizar a la Financiera de Desarrollo Nacional, para que esta a su vez esté en capacidad de apalancar financieramente a los concesionarios que acometan los proyectos de las 4G.

Y por qué la necesidad de dicha capitalización. Nos lo responde el Presidente de la FDN Clemente del Valle: “con el patrimonio actual no vamos a poder llegar posiblemente sino a la primera ola y algo de la segunda, y ahí se nos va agotando nuestra capacidad, incluso con un porcentaje inferior al que nos están pidiendo”. Pero, si el Gobierno se ha decidido por este esquema de financiamiento para sacar avante su programa de las 4G, quién ha dicho que la venta de ISAGEN es la única alternativa para fondear a la FDN? Un experto en la materia, muy serio, como lo es Mauricio Cabrera, le ha planteado al Gobierno otras alternativas más viables y menos traumáticas que la venta de ISAGEN.

Plantea Cabrera, a guisa de ejemplo, que se puede “utilizar una parte de las reservas patrimoniales del BR ($10 billones de $29.2 billones de utilidades acumuladas a la fecha) para capitalizar la FDN en una operación que guarda alguna similitud con la venta de  ISAGEN para el mismo propósito, pero con dos diferencias de fondo. En primer lugar, en el caso de las reservas del BR se está cambiando un activoimproductivo por otro productivo. En segundo lugar porque al privatizar ISAGEN el Estado si está entregando un activo productivo y rentable, que además tiene una importancia estratégica en el mercado energético nacional”. Por qué no se contempla esta posibilidad, que está al alcance de la mano. El mismo Juan Martín Caicedo Presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción reconoce que “se pueden mirar distintas opciones: buscar nuevos empréstitos, emitir TES”, entre otras alternativas. Es más, recientemente el BID, en su 56ª Asamblea anual aprobó una nueva línea de crédito, esta vez para los privados, a través de la Corporación Interamericana de Inversiones. A ella podrán acceder los concesionarios de las 4G!

Por qué no explorar, también, la posibilidad de que los fondos de pensiones, que manejan recursos que superan los $180 billones inviertan parte de ellos en estos proyectos, los cuales según se ha dicho ofrecen una alta rentabilidad y bajo riesgo.  Mientras los rendimientos de sus inversiones el último año estuvieron por debajo del 5%, la promesa del Gobierno es que la inversión en la FDN tendría una rentabilidad entre el 16% y el 18%. Para ello basta con un cambio de reglamentación de la operación de los fondos, la cual está en manos del Gobierno. De hecho, el Vicepresidente Germán Vargas ha manifestado que el Gobierno está dispuesto a hacer los ajustes necesarios en los decretos reglamentarios para eliminar las restricciones que hoy le impiden hacerlo. Qué se espera para dar ese paso?

De otra parte, desde Nueva York, en donde participaba en el evento “Colombia InsideOut” el banquero Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, Presidente del Grupo Aval, puso de manifiesto el interés del Sistema financiero colombiano de apostarle a las megaobras de infraestructura de las 4G como los principales proveedores de recursos frescos y recordó que los bancos de su Grupo disponen ya de $12 billones para la financiación de los concesionarios que asuman su construcción.

Finalmente, una reflexión: por más loables y plausibles que sean los fines que se persigan, estos no justifican ni validan los medios escogidos para alcanzarlos, cualesquiera que ellos sean. Y no estamos hablando de naderías, es que se trata de defender el patrimonio del Estado, que es de todos los colombianos. Hoy por hoy ISAGEN es la segunda empresa generadora del país, con 3.032 megavatios de potencia instalados (2.732 MW hídricos y 300 MW térmicos), que representan nada menos que el 20% de toda la capacidad instalada con la que cuenta el país. Esta empresa, en la que la Nación posee el 57.66% y EPM de Medellín el 12.95 % es un activo de importancia estratégica para el país, del que no se debe salir, porque, como lo acota la Contraloría General de la República, pasaremos “a depender en ese sector estratégico de las actuaciones de privados”, que no siempre consultan el interés general.

 

[1] Director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.