En febrero tendríamos el mayor impacto del fenómeno del Niño: Ideam

Para el Ideam, la institución que maneja en el país los asuntos relativos al clima, las probabilidades de que el fenómeno del Niño llegara al país eran hasta mediados de diciembre del 75 por ciento. Ahora, subieron al 80 por ciento.

La llegada de este evento de variabilidad climática, que reduce intensamente las lluvias, parece entonces inevitable para el primer trimestre del año, precisamente en meses en los cuales el país siempre se ha enfrentado a una temporada seca.

Ómar Franco, director del Ideam, dice que, de presentarse un Niño, este sería débil, lo cual no anula la vulnerabilidad del territorio colombiano para enfrentar temporadas secas, y tampoco exime a las regiones de sufrir potenciales desabastecimientos de agua potable. “Por eso –dice– es indispensable que la ciudadanía esté lista”.

Y agrega que desde hace tres meses se han mantenido condiciones específicas que alertan sobre el fenómeno. Por ejemplo, la temperatura promedio del océano Pacífico está más alta en 0,5 grados, cifra que es creciente y puede ubicarse en 0,9 grados. Por eso ya podemos decir que el fenómeno está en su fase de desarrollo. Y en febrero tendríamos la fase de madurez del Niño y su mayor impacto.

 ¿Cuáles son los departamentos más vulnerables a su presencia?

Vulnerables por su condición natural, La Guajira. También Cesar, Magdalena, Norte de Santander, Santander, Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Huila. En estas regiones hay una preocupación relacionada, además, con los caudales de algunos ríos, que están bajos. Aunque en Bogotá llovió, en otras regiones del país, incluso en lugares vecinos a la capital, no hubo precipitaciones suficientes y eso tiene a caudales como el Magdalena (en Tolima y Santander), Negro (Cundinamarca), Miel (Antioquia) y Cauca (Valle) en niveles deficientes.

Como muchos de los ríos de Casanare nacen en la región Andina, y estos no están en buen nivel, no podemos descartar otra emergencia por desabastecimiento para ese departamento.

¿Qué podría hacer la gente del común para enfrentar este fenómeno?

Muchas personas bajaron la guardia en el ahorro de agua en octubre y noviembre porque hubo lluvias. Pero hay que recordar que el Niño agravará la habitual temporada seca que va de enero a marzo. Así que, desde ya, esta debe ser una época de vacaciones austera en el uso del agua, debe haber un turismo responsable frente a este recurso. Pero la responsabilidad también debe recaer en las empresas y en aquellas que prestan los servicios públicos, las cuales deben trabajar en programas de concientización para que la ciudadanía le dé un adecuado tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.