Gates tomó agua de la máquina que la produce a partir de excremento

414092_185343_1

El magnate le ha apostado a encontrar soluciones ecológicas para los problemas de salubridad en los países en desarrollo. Foto: Gates Notes

 

El fundador de Microsoft y filántropo Bill Gates promueve una máquina que convierte los desperdicios orgánicos en agua potable, electricidad y ceniza. Actualmente está en proceso de prueba en Senegal, pero el magnate ya se tomó un vaso de agua que, cinco minutos antes, era popó.

Este es el último el último proyecto de la Fundación Bill y Melinda Gates y forma parte del esfuerzo de la pareja por mejorar las condiciones sanitarias en países en desarrollo y de manejar los desechos de manera más inteligente y ecológica.

El aparato fue denominado Janicki Omniprocessor en honor a Peter Janicki, el presidente de Janicki Bioenergy, quien desarrolló el ingenioso mecanismo. El sistema logra secar los desperdicios, quemarlos y con el vapor resultante produce energía eléctrica. El agua extraida durante el proceso de secado se filtra y se limpia lo suficiente para ser potable.

De acuerdo a Gates, los desperdicios orgánicos son sumamente contaminantes para el agua en países más pobres, lo que ocasiona la muerte de más de 700.000 niños cada año.

Por eso, desde 2011, el empresario impulsa esfuerzos para contrarrestarlo, como el concurso por rediseñar el escusado para que sea mucho más ecológico y convertir los desechos en combustible o en fertilizante.

  1. Proyectos como estos, hacen diferenciar un país desarrollado de uno sub-desarrollado.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.