Innovación motor de la competitividad y Desarrollo, una visión del rol de las Universidades

Por: Neleysis Bolaño Ardila

El Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, es un sistema abierto del cual hacen parte entre otras organizaciones las universidades,  instituciones que de acuerdo con cifras reveladas por el DANE invirtieron cerca de 900 mil millones de pesos entre los años 2012 y 2013 en actividades científicas, tecnológicas y de innovación. Ahora bien, cómo medir si ésta en una alta, baja o suficiente inversión en actividades de CT+i, si sabemos que el rol de las universidades es primordial en el contexto de desarrollo de la competitividad de un país, pues de ella derivan capacidades para llevar a cabo la investigación básica y aplicada y  producir tecnologías de los resultados generados, capaces de generar innovación si llegan a ser introducidas en el mercado.

Bien se ha mencionado por estos días, que Colombia tiene una de las economías que más crecen en la región con un 4.8% muy superior al de países como Brasil (0.3%) y Chile (2%), países que son referencia para nosotros en asuntos de CT+i.

¿Cuál es el reto entonces? Lograr que ese crecimiento de la economía se traduzca también en la mejor competitividad del país, actualmente ocupamos el puesto 69 de 144 países en el Global Competitiveness Report 2014-2015, quedando por encima de países como Uruguay, Argentina y Venezuela y por debajo de Perú, México, Costa Rica, Chile,  Panamá y Brasil, este indicador mide factores como la Innovación y sofisticación  de negocios, donde nuevamente podemos traer al escenario a las universidades como fuentes de innovación si se lograra cerrar las brechas existentes entre ellas y el sector productivo, pues en nuestro país, según los indicadores de ciencia y tecnología, (Salazar Mónica, et al 2011), solo el 17% de las empresas que declaran utilizar fuentes externas de innovación afirman que las universidades son una fuente de ideas e innovaciones.

Si continuamos reportando indicadores y respondiendo un poco al interrogante del inicio sobre la inversión de las universidades en ACTi, de acuerdo los indicadores de C+T 2013, las universidades ocupan el 3er puesto con un 13%, por debajo de las empresas (30,87%) y entidades del gobierno central (50.18%), posición que resulta bien pero que en porcentaje son algo distantes, sin embargo si se hace una relación universidad-empresa-estado, la suma de los tres es casi el 100% y de igual manera, parte del dinero del gobierno central llega a las universidades a través de traslado por sostenimiento, convocatorias públicas relacionadas, entre otros y de las empresas puede llegar a las universidades a través del pago de consultorías y asistencias técnicas, en este sentido, lo que debemos mejorar es la producción de resultados capaces de solucionar problemas reales del tejido empresarial y de esta manera llegar a alcanzar niveles de innovación de países como el Reino Unido, Estados Unidos y Asia.

Finalmente, coincidiendo con algunas recomendaciones de la OCDE sobre las políticas de innovación en Colombia, se hace necesario situar el sector empresarial en el centro del sistema de innovación, lo que ayuda a potenciar las actividades de las universidades e institutos de investigación, al mismo tiempo que se debe fortalecer el papel de estos buscando la creación de vínculos duraderos entre la universidad y la industria, por ejemplo a través de plataformas de información y la priorización de proyectos de colaboración, así como la financiación de actividades relacionadas a CT+i, en lo que Colombia ha logrado alcanzar resultados como el reciente informe sobre la semana Global del emprendimiento donde ocupamos el 1er puesto en eventos realizados en latinoamérica y el 6to puesto a nivel mundial estando cerca de Canadá y Rusia. Creemos que el ambiente está creado, el panorama económico a nuestro favor, ahora lo que resta es que cada actor se adapte al papel actual generador de cambio, llamado principal en nuestra región a las universidades, a las empresas y el gobierno departamental y municipal para empezar a alinear y poner en práctica políticas conjuntas que transciendan en el desarrollo del Cesar.

Entrada reciente
Entrada antigua
  1. Es la radiografía de lo que ocurre en las regiones del país. Sin duda es necesario fortalecer los lazos entre la industria y la academia a fin de trasladar el potencial científico de nuestras universidades al mercado por la vía de productos que ofrezcan soluciones reales a la sociedad. El rol del estado, además de garante en el proceso, es fundamental para cofinanciar aquellas iniciativas que apunten a sectores estratégicos para el país y sus departamentos.
    Buen artículo.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.