La almojábana, manjar de La Paz

lilianaPor Liliana Vanegas

Maíz pilado, queso costeño, azúcar, bicarbonato, una pizca de sal y mucho amor.  Esta es la mezcla perfecta que usa  Juana Pinto al momento de preparar las almojábanas en La Paz, municipio ubicado a 12 kilómetros de Valledupar y que es célebre por la venta del  segundo mejor pan del mundo, como se conoce en toda la regióna esta exquisitez gastronómica.

Este alimento, considerado el manjar del municipio de La Paz, deleita a quienes llegan a este rincón del departamento del Cesar. A propósito del nombre de esa jurisdicción, no se sabe si por razones del destino o adrede y de forma simbólica, el territorio fue escogido por el presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, como una de las 23 zonas de ubicación temporal, acordadas en los diálogos de la Habana. Sin importar la razón, los habitantes de este municipio, que forma parte del área metropolitana de Valledupar, confían en que pronto el término pacífico sea, más que su gentilicio, la condición en que vivan y que sus célebres almojábanas sean literalmente las “almojábanas de la paz”.

Una tradición y forma de sustento

Cientos son las vendedoras y vendedores, ya que hoy por hoy los hombres también se dedican a esta actividad, que antes era exclusiva de mujeres. Desde primeras horas del amanecer desfilan con grandes bongos sobre sus cabezas, en los que sostienen las bandejas con unas 100 almojábanas, en promedio. Su tarea apenas termina entre las cuatro y seis de la tarde, cuando acaban de vender el producto.

Para evitar competencia desleal entre los almajabaneros, la alcaldía Municipal de La Paz estableció turnos por sexo: un día venden las mujeres y otro día los hombres.Este es una especie de ‘pico y placa’ entre los distribuidores que se sitúan en su mayoría, en el Parque de las Almojábaneras, ubicado en el centro de la población.

Y es que en este rincón del norte de Colombia, célebre por ser cuna de la dinastía musical de los Lópezy del cantautor Jorge Oñate ‘El Jilguero de América’, la almojábana es el manjar favorito de cientos de visitantesy de viajeros que a diario utilizan el tramo que conecta Venezuela con el interior del país, en la intersección de los departamentos de La Guajira y el Cesar.

La preparación y venta de almojábanas se ha convertido en una actividad económica que integra a toda la familia.Debido al cierre de la frontera con Venezuela y a los controles por parte de las autoridades, se restringió la venta de combustible ilegal que era antes una de las actividades económicas ejercida por los pacíficos, varias pimpinas o tanques con el hidrocarburo eran expendidas en cualquier calle de La Paz, acción que generó accidentes, incendios y dejó a muchas familias de luto. Hoy varios de los pimpineros (como se conocían a los vendedores de gasolina) encontraron en la distribución almojabanera una alternativa para el sustento, que deja utilidadesentre 50 y 60 mil pesos diarios

Para todos los gustos

El nombre de Almojábana proviene del vocablo árabe al–muyabbana, que significa mucho queso o torta de queso, siendo una atractiva mezcla gastronómica en distintos países del mundo. Y aunque la preparación varía es común encontrar en la provincia de Chiriquí en Panamá el Almojábano, cuyo festival se realiza entre los meses de enero y febrero; en Puerto Rico se prepara con arroz, queso y leche y también tiene su festival cada abril.

En Colombia, las almojábanas se preparan y deleitan a lo largo y ancho del país, siendo célebres las de Soacha, Cundinamarca; Paipa y en varias regiones de Boyacá; Campeche, en Atlántico y las de Cuestecitas en La Guajira. Y aunque la chef Claudia Uribe afirme que las mejores son las horneadas que se preparan en La Paz, existen para todos los gustos y todas las ocasiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.