La ignorancia del derecho penal

la-ignorancia-del-derecho-penal
Por: Luis Gustavo Moreno Rivera

Todo abuso de poder es cuestionable sin importar de dónde y de quién venga. Por eso, varios profesores decidimos reunir nuestros esfuerzos para publicar y dedicar un libro a la compleja y contemporánea realidad del Derecho Penal Nacional.

El libro “Las nuevas cuestiones del Derecho Penal y Procesal Penal”, reúne un conjunto de ensayos de diversos profesores, con múltiples temas que abarcan la realidad nacional. Asimismo, es fundamental a la hora de reflexionar sobre el sentido de lo presente y lo porvenir, pues devela entre líneas cómo hoy en día en el ámbito penal,  estamos viendo una expansión irracional ante la opinión publica de algo que se dice que se está haciendo, cuando en realidad no se está haciendo nada.

Lamentablemente la agenda político criminal de nuestro país, está marcada por un medio masivo de comunicación social y los políticos sea por oportunismo o por temor, se montan sobre los reclamos de los medios de comunicación creando más delitos o aumentando las penas de los ya exitentes.

Nuestros códigos en ámbito de lo penal NO son producto de estudios serios o investigaciones que  comprometan principios constitucionales, nuestra legislación penal se ha tornado marcadamente confusa pues las continuas reformas de los códigos destruyen la armonía de los textos. Un código penal es como un edificio, comparativamente hablando, para facilitar su interpretación y aplicación. Por ende, los códigos tienen aspectos de ingeniería isntitucional. Las reformas  son producto del populismo y de la agenda mediática, quebrando la arquitectura  de las instituciones jurídicas.  Ellas  han perdido su armonía. Es como si tuviéramos una casa donde se entra por el baño y el corredor no lleve a ningún lado y haya ventanas clausuradas. De esa manera funciona el código, se dificulta la interpretación y se facilita una jurisprudencia más contradictoria, insegura e impredecible.

El derecho parece no dirigirse más al pueblo, sino a una discusión entre tramitadores y  gestores. La tradicional formación del derecho pareciera que hoy se enfocara en formar un buen tramitador, sin importar que no sepa lo que hace, pero que lo haga bien. No importa que no tenga conciencia de a dónde va, lo importante es que tenga los elementos para ir. El abogado convertido en un simple gestor.

Combatir esto implica un pronunciamiento de  la academia y esto es lo que pretende el libro “Las nuevas cuestiones del derecho penal y procesal penal” abordando estudios sobre el falso testimonio (una forma de violentar derechos humanos), una amena entrevista realizada a Kai Ambos, connotado profesor alemán, quien generosamente aceptó hablar para la línea de investigación Luigi Ferrajoli en torno a sus ideas sobre el concepto de “paz sostenible”.

Otros artículos son: autores y cooperadores,  los derechos del procesado en la investigación previa en el nuevo Código Procesal Penal Colombiano frente a los estándares mínimos señalados por la justicia internacional, el delito de reclutamiento ilícito en el marco del proceso penal especial de justicia y paz, valoración de la prueba testimonial, el concurso de conductas punibles en el delito de peculado, entre otros.

Por otro lado, el libro estudia los problemas jurídicos con el rigor propio de una disciplina universitaria, por ello se mantiene coherente bajo el entendido que la academia no puede sostenerse como algo aislado y desvinculado de la sociedad, ni tampoco como un colegio complaciente del poder, manteniéndose consecuente del lado de la resistencia al abuso aunque sea incomodo en sus resultados.

Entonces, el texto es producto del sacrificio y compromiso al sevicio del saber independiente y riguroso. Se busca que el lector reflexione para generar impacto e influencia en lo político, judicial y académico.

Hoy ya no se da la misma importancia a la hora de hacer leyes, cualquier cosa puede lanzarse como normas penales, sin darse cuenta que detrás de las normas penales hay derechos, dolor y vidas humanas.

Por ello es relevante que alguien en nuestra región se dedique a pensar la filosofía penal. Realmente estamos viviendo en el mundo un movimiento que tiende a desaparecer lentamente la carrera de derecho, la tradicional carrera de derecho, la tradicional licenciatura en derecho, la tradicional formacion del abogado, dando cabida cada vez mas a criminologia improvisada y al populismo legislativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.