Migración de venezolanos a Colombia

screenshot-mail.google.com 2016-08-23 20-46-58Por Lisbeth Gaitán Mateus

Según la Subdirección de Control Migratorio de Colombia el fin de semana comprendido entre el 13 y 14 de agosto, 127 mil ciudadanos venezolanos ingresaron al territorio colombiano durante la reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela. Este evento ha generado alguna preocupación en algunos sectores oficiales y de derechos humanos en el país, específicamente en departamentos fronterizos.

Al respecto   el representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Colombia, Martin Gottwald , plantea que” es una llegada silenciosa de mucha gente que precisamente cruza la frontera y se queda del lado colombiano con estatus irregular”, también señala que muchos de los que cruzan la frontera alegan “tener problemas por la situación de derechos humanos, otras indican que por la crisis humanitaria, aseguran no pueden dar a la luz en el país porque se corre riesgos o que no cuentan con tratamiento para la diálisis”, entre otros casos.

Este proceso migratorio genera alertas en el departamento del Cesar, debido a que existe la posibilidad que un número importante de venezolanos opten por quedarse en este territorio, alterando de manera importante la estabilidad socioeconómica de la región, porque pudieran desplazar  a los nacionales en la ocupación de los puestos de trabajo y saturar los sistemas de salud locales.

Venezuela, a partir de 1998 con Hugo Chávez en la presidencia, intentó realizar profundas transformaciones sociopolíticas, que apuntaron a un cambio significativo en el país, se reforzó la democracia, se refundaron las Instituciones del estado a través de una asamblea constituyente, se presentaron avances de gran relevancia en las políticas sociales, la pobreza en 1995 estaba en un 54.2% y pasó a 23,9% en 2012; una mortalidad infantil reducida en un 50%, en fin situaciones que permitieron en efecto marcar un hito importante en la historia del país hermano, hasta se hablaba de erradicación del analfabetismo.

Durante la última década Venezuela ha sido escenario de intensos procesos en todos los órdenes de la vida nacional y también ha tenido un período de bonanza de ingresos más cuantioso y prolongado que los registrados en otros tiempos, sin embargo, los problemas fundamentales relacionados con la sobrevivencia cotidiana y las oportunidades de desarrollo personal y profesional distan de estar en vías de solución. Las agencias internacionales de noticias reportan una crisis humanitaria, producto del fracaso de esas políticas que alguna vez generaron una esperanza, pareciera que todos esos intentos fracasaron por un mal manejo de la política económica y malversación de un gran contingente de recursos provenientes del ingreso de la renta petrolera.

Aunado a estos factores, el descenso de los precios del barril de petróleo, tomó por sorpresa a una economía sustentada en la importación de casi todo lo que se consume. Esta situación se ha materializado en la escasez de productos, hambre y altos niveles de inseguridad lo que ha generado  un gran descontento popular y frustración entre la población venezolana.

El Gobierno impulsa medidas de vigilancia y control a la población para que no compren más de la cuenta o no vendan en el mercado negro, hasta tecnología biométrica ha usado para ejercer presión en la población y en los productos de consumo, ese ideal de centralizar la economía y convertir la moneda venezolana tan fuerte como el dólar, regular los precios de los productos de la canasta básica, fue una falla, invertir en cuestiones sociales generó un desbalance grande aunque pareciera que no fueran inversamente proporcional, la inflación cobró fuerza y ha sido el máximo protagonista en esta historia, mientras esto ocurre del otro lado, los productores y distribuidores del país se fueron del país porque dejó de ser rentable.

El dramático momento que atraviesa Venezuela, está afectando a Colombia de manera directa porque está recibiendo a muchos venezolanos que emigran buscando mejores oportunidades, de manera que uno de los argumentos más recurrentes en cuanto al efecto económico de la migración es que esta afecta negativamente las tasas de empleo y las remuneraciones en los países receptores como el nuestro, pues el inmigrante entra en directa competencia por las plazas de trabajo con los trabajadores locales, los primeros están muchas veces dispuestos a aceptar condiciones de trabajo inferiores (salarios más bajos, imposibilidad de afiliación a la seguridad social y sindicalización) y los empleadores los prefieren porque de este modo pueden reducir sus costos de operación y así incrementar los márgenes de ganancia.

Es decir los inmigrantes pudieran desplazar a los trabajadores colombianos e incidir negativamente en el nivel de salarios del mercado, provocando simultáneamente desempleo, además bajan el nivel de las remuneraciones en el mercado Colombiano. Otro sector importante que pudiera ser afectado sería el subsistema subsidiado de salud, porque, existen unas políticas propia para la población especial vulnerable como la población migrante de la República de Venezuela  a quienes se les aplicaría de acuerdo a políticas del estado colombiano, el listado censal obligación propia de los entes territoriales, distritos o municipio, que sostiene que mientras la población vulnerable no tengan condición de afiliados, se tomarán como pobres no asegurados con cargo al subsidio de la oferta.

En este tránsito vemos encaminadas políticas que benefician a la población pero se debe ejercer mayor vigilancia por las autoridades locales y departamentales; de manera que se requiere un mayor control, puesto está bien que todos estamos bajo el mismo cielo, pero no debemos darle paso a conductas que contraríen el orden y la buenas costumbres de nuestro pueblo, o nos pongan en desventaja frente a ellos en el mercado laboral que  bien escasa las oportunidades si están.

IMG-20160824-WA0010

  1. Tarsicio vasquez 24 agosto, 2016, 12:40 pm

    Excelente articulo dra Lisbet. Es la realidad pura con el pais vecino.

    Reply
  2. Dra. Liseth, excelente articulo, esa es la realidad de lo que se esta viviendo en Colombia, con la crisis de Venezuela.

    Reply
  3. Excelente doctora Lisbeth Gaitan M. Le felicito por este espacio para enviarle mis mejores deseos.

    Reply
  4. ADAULFO CALDERÓN 26 agosto, 2016, 8:46 am

    Excelente columna, refleja el panorama actual de un flagelo nacienye, y descuidado por el gobierno nacional de turno.

    Reply
  5. Carlos Domínguez 28 agosto, 2016, 9:13 pm

    latima por Venezuela q era un país próspero, desaforadamente en Colombia las condiciones Aunq mejor no es un paraíso. Dios ayude Venezuela y fortalezca Colombia

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.