Mototaxistas de Valledupar: Derechos Absolutos

294a773b-e55e-421a-832a-541106cc1ac7Por Gustavo Misael Ospino Amaya

En días  pasados fuimos testigos de dos hechos delincuenciales, por parte de personas desadaptadas que han tomado la decisión de “hacer justicia por sus propias manos”. El primero de los hechos fue ejecutado contra un prestante médico de la ciudad: agredieron en forma inmisericorde al doctor Jesús Darío Pavajeau, y lo más aberrante de este hecho, fue que el médico cumpliendo con su obligación en el manejo de su vehículo, había colocado los intermitentes para orientar a cualquiera de las personas que condujeran por detrás de él, que iba a cruzar como lo indicaba el intermitente. Sin embargo, el mototaxista, incumpliendo con su “deber de cuidado”, golpeó el vehículo por física imprudencia, y además, se voló y llamó a sus “compinches” para agredir al médico.  El vehículo del médico  fue golpeado con piedra, y desvalijado, sus vidrios fueron destruidos completamente. Fue tanta la agresión, que el doctor Pavajeau afirmó “Pensé que era hombre muerto”. La persecución a la víctima  finalizó en el Hospital Rosario Pumarejo de López, donde intentaron quemar el vehículo, y donde finalmente el médico fue atendido. Y pensar que quien incumplió sus obligaciones en la conducción fue el mototaxista. Hasta donde hemos llegado ?. Las personas honorables que se han sacrificado estudiando, especializándose, dedicando su tiempo a la ciencia y a la salud, o a cualquier otra actividad profesional, tienen menos valor es este pueblo macondiano, que los “honorables Mototaxistas”. Pero ellos ayudaron a elegir al actual alcalde de la ciudad; por eso la flexibilización del decreto que ayudó a controlar el exacerbado furor del mototaxismo en la ciudad. El decreto quedó como una norma abierta que permite interpretaciones disimiles. Eso demuestra la intención del hacedor del Decreto.

El segundo de los hechos se materializó el día viernes 5 de febrero del año que cursa. Frente al Palacio de Justicia, un grupo de “Honorables Mototaxistas”, siguiendo la línea de su comportamiento agresivo, la emprendieron contra otro conductor; es decir, estamos en un estado  lamentable de postración ante el empuje bestial del “mototaxismo” en la ciudad de Valledupar.

Los medios de comunicación de la ciudad intentaron comunicarse con el presidente de la “Asociación de Mototaxistas de Valledupar”, señor Arturo Alfaro Cujia, y éste no se dignó contestar el teléfono. Para qué?.

Con estos comportamientos agresivos, insolentes, violentos, delincuenciales, se demuestra que los “derechos de los Mototaxistas”, son absolutos: Nadie puede mirarlos, nadie puede pedirles que cumplan con las señales de tránsito, ni el mismísimo alcalde de la ciudad, porque creemos que los favores se pagan de cualquier forma. Estamos en manos de la delincuencia; muy a pesar de que este tipo de servicio es ilegal, como lo ha sostenido la Corte Constitucional, y como lo ordena el Código  de Tránsito. Será esperar que haya un muerto, para escuchar el pronunciamiento del señor alcalde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.