Seis estudiantes de Areandina Valledupar fueron elegidos por Colciencias para proyectos investigativos en el Cesar

Los Semilleros de Investigación de las universidades se constituyen en las principales fuentes de generación de conocimiento e innovación, a través del liderazgo de estudiantes y docentes, que dedican gran parte de su tiempo a esta importante labor. Y es que sin lugar a dudas, los jóvenes que hacen parte de la actividad investigativa desarrollan competencias diferenciadoras.

Así lo manifestó el Coordinador del Centro de Investigación y Desarrollo de la Fundación Universitaria del Área Andina Sede Valledupar, Ing. Antonio Rudas Muñoz: “un investigador en formación cambia su forma de pensar, crea un pensamiento crítico, y con las técnicas que aprenden, logran establecer un método científico para aclarar dudas y buscar soluciones a los problemas que encuentra en su cotidianidad, por lo tanto son más competitivos”.

Consciente de la vinculación que la academia debe tener en la transferencia de conocimiento y desarrollo tecnológico en la región, la Fundación Universitaria del Área Andina constituyó hace más de cuatro años, el Centro de Investigación y Desarrollo para incentivar el espíritu investigativo en los jóvenes del Cesar, La Guajira, Magdalena y Bolívar.

“Recientemente, la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología (Ricyt), plataforma con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericano (OEI), reconoció a la Fundación Universitaria del Área Andina con fuerte presencia en el ámbito investigativo, no en vano contamos, sólo en la Sede Valledupar, con 25 semilleros de investigación, con una vinculación de casi 12% de los estudiantes, superando la meta del 2015 que era del 10%”, enfatizó Rudas Muñoz.

Entre los temas que analizan los estudiantes están las condiciones climáticas del departamento y la región caribe, los sistemas productivos con las ramas de ingenierías, destacando la explotación de ladrillos, la manera de explotación de arrastre de los ríos, métodos de producción de energía sostenible, entre otros.

El resultado de un ‘semillerista’ se ve reflejado en su siguiente gran paso en el escalafón de la ciencia: convertirse en un ‘joven investigador’ certificado por COLCIENCIAS. “En el caso de Areandina, este año, seis estudiantes fueron elegidos por Colciencias para desarrollar proyectos investigativos en el departamento del Cesar, a través de becas, con el objetivo de propiciar la investigación y desarrollo, como también solución a problemáticas de eficiencia energética y cambio climático”, concluyó el Ing. Antonio Rudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.