El Tipo de Emprendedor VS Condiciones del Entorno

NeleysisPor Neleysis Bolaño Ardila

Cuando hablamos de emprendimiento, muchos son los factores que debemos tener en cuenta y también las situaciones que motivan a que se dé, muchas personas llegan a él por moda, por accidente, por invitación o simplemente porque se dio la oportunidad y se lanzan a ensayar a ver cómo es la experiencia.

Pues bien, he ahí la falla y la causa de muchos fracasos en este proceso, visto desde quien enseña si se puede decir así, qué es el emprendimiento y en qué consiste y cómo emprender y desde quien decide emprender sumado a los actores externos que apalancan esta labor.

Estamos en un país, donde el ecosistema del emprendimiento ha ido cambiando, actualmente Colombia aparece en el radar de los países que emprenden;  dentro de este ecosistema encontramos varias condiciones estructurales para la actividad emprendedora; una de ellas es la financiación, en la cual, al comparar Colombia con el desempeño global de los 73 países que participaron en GEM 2014, se observa un resultado por debajo del promedio mundial, pero que en lo referente al promedio de países latinoamericanos se observa a Colombia por encima y al mismo nivel de los países de Europa del Este.  Otra cosa son las políticas gubernamentales que apoyen o favorezcan a empresas nuevas o en crecimiento; Colombia tiene una calificación (2.75) por encima del promedio mundial (2.65) y del latinoamericano (2.35); también encontramos a los programas de Gobierno, en los que se evalúa la presencia y calidad de programas gubernamentales que orienten la creación de pequeñas y medianas empresas a nivel local, regional y nacional. Es evidente el alto desempeño de Colombia (2.95), que se ubica al mismo nivel de Estados Unidos y Europa Occidental y muy por encima del promedio mundial (2.66) [1].

Estamos entonces, frente a unas condiciones que  influyen en el éxito de cualquier política que fomente el emprendimiento como una vía para el desarrollo, pero que igual, también encontramos  a la cultura,  como la suma de muchos comportamientos individuales y grupales de personas que con o sin saberlo mucho se someten a emprender.

Ahora bien, podemos describir características comunes que tienen las personas que pueden agruparse de acuerdo a los resultados más típicos que se dan. Tratemos por esta ocasión solo dos.

Empecemos con aquellos emprendedores que son inquietos, visionarios, soñadores, que buscan, no se conforman con lo que tienen en el momento, sino que entienden que existen muchas herramientas dispuestas para ayudarles, que tienen una ventaja al escoger esa carrera porque no siempre la tienen que sacar solos, estas personas son receptivas, absorben conocimiento y experiencias de otras que puedan ir un poco más avanzados y permiten que toda la teoría y las metodologías diseñadas se apliquen y se validen, este tipo de emprendedor es perseverante ante su iniciativa, pero es flexible a los cambios, es capaz de comprender las retroalimentaciones que recibe del mercado, posee paciencia pero a la vez carácter para conducir sus actividades hacia el cumplimiento de metas; si es joven, inexperto o amateur, no significa que tenga poca intuición, al contrario, son naturalmente capaces de encontrar buenos caminos acompañados de quien los pueda guiar.

En otro lado, están otros tipos de emprendedores, o podría decirse de personas que ven el emprendimiento y lo sueñan, vuelan pensando en los resultados del éxito, pero son incapaces o difícilmente disciplinados para comprometerse con las condiciones para que se dé, este tipo de emprendedor, tiende a hacer promesas, a automotivarse y decaer muy fácil, a imaginar y suponer lo que debe hacer, pero le falta ser más aterrizado a la hora de concretar sus motivaciones, entiende la guía o la ventaja de poder tener alguien que lo oriente, pero no puede del todo llevar a cabo lo que imagina, este tipo de emprendedor requiere de una buena compañía, porque normalmente le cuesta trabajo generar unión y tener ese tipo de liderazgo que genera seguidores. Las expectativas de éxito en lo que emprende si bien son posibles, están muy limitadas a un estímulo externo y en ocasiones al no existir éste terminan dejando las cosas empezadas.

Pues bien, si pensamos en que estas dos personalidades o  tipos de emprendedores, se encuentran en el mismo entorno, es decir, con las mismas oportunidades de financiamiento, bajo las mismas políticas y programas gubernamentales de fomento, entre otras, los resultados que obtengan cada uno no serán los mismos y en términos generales, en la medida que uno de los dos tipos de emprendedores tenga más repeticiones, esto determinará  la cultura del entorno local; por lo tanto, si se quieren obtener mejores resultados para generar emprendimientos que sean sostenibles y que no solo se den por generación de ingresos de subsistencia, debemos identificar y potenciar al primer tipo de emprendedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.