Valledupar y Cesar, hora de medir fuerzas

Crónica tomada del periódico El Heraldo, que publicamos por considerarla de gran interés adportas de la jornada electoral del 25 de octubre.

Tres de los partidos más influyentes del país –Cambio Radical, Liberal y La U- libran un verdadero cabeza a cabeza por quedarse con la Alcaldía de Valledupar y la Gobernación del Cesar, lo que no solo ha convertido la contienda electoral en una de las más apasionantes de los últimos años, sino que mantiene en vilo a los vallenatos acerca de quiénes regirán sus destinos durante los próximos cuatro años. “Si el maestro Escalona estuviera vivo ya hubiera compuesto un paseo sobre las elecciones, porque la cosa está muy apretada y los candidatos se han dicho de todo”, me dijo un veterano dirigente político de Valledupar, cuando le pregunté sobre quiénes triunfarían el 25 de octubre. “Lo único cierto –sostuvo– es que los resultados son inciertos”.

En lo que tiene que ver con la Gobernación del Cesar, la disputa es entre Franco Ovalle -candidato respaldado por la administración departamental, así como por La U, Opción Ciudadana y Cambio Radical- quien mide fuerzas con el liberal Arturo Calderón, también respaldado por el Centro Democrático, que orienta el expresidente Álvaro Uribe Vélez, así como por el del candidato a la Alcaldía de Valledupar, Jaime González Mejía, que a su vez es apoyado por el alcalde de la ciudad, Fredys Socarrás.

Aunque el tema de las alianzas electorales parece un poco confuso, en Valledupar y el Cesar el asunto lo definen de una manera mucho más simple: es el grupo Gnecco, en cabeza del gobernador Luis Alberto Monsalvo y de su mamá, Cielo Gnecco, contra quienes se oponen a dicho clan.

Una tercera aspirante a la Gobernación es Imelda Daza, veterana defensora de Derechos Humanos, avalada por el Partido Verde y respaldada por el Polo Democrático, así como por militantes de la Unión Patriótica.

En lo que tiene que ver con la Alcaldía de Valledupar, la disputa también es intensa entre Augusto Ramírez ‘Tuto’ Uhía y Jaime González, quienes figuran como favoritos en las encuestas. La más reciente de ellas –realizada por la firma Agora-  muestra a Tuto Uhía con un 35.2%, seguido muy de cerca por Jaime González con un 31.6%, pero con una tendencia positiva, que ha venido creciendo en las últimas semanas, mientras Uhía sigue sin superar la barrera del 35 por ciento. La última medición de fuerzas entre Uhía y González se presentó en la plaza pública y ambas campañas movilizaron miles de posibles electores. “En la plaza hubo un empate”, me dijo Límides Martínez, taxista de Valledupar, quien dejó en claro que aún no sabe por quién votará.

Mientras a Uhía lo acompaña toda la gente que respalda a Franco Ovalle –menos la primera dama, Cielo Gnecco, que apoya a su sobrino Andrés Arturo Fernández, hijo del ex alcalde de Valledupar, Luis Fabián Fernández- el exconcejal Jaime González tiene el aval de Cambio Radical y el pleno respaldo del alcalde Fredys Socarrás.

Los otros aspirantes a la Alcaldía de Valledupar son: Andrés Arturo Fernández de Opción Ciudadana, Sergio Araújo del Centro Democrático, Robert Romero del liberalismo, Evelio Daza del Partido Verde, Pedro Acuña, Lina de Armas y Pedro Castro.

El respaldo del alcalde Socarrás al exconcejal de Cambio Radical, Jaime González, tiene como principal objetivo darle continuidad a un mandato que se ha caracterizado por un talante social, una lucha frontal contra la corrupción y una preocupación constante por la seguridad de los ciudadanos. “Acabamos de recibir con beneplácito la buena nueva del Gobierno Nacional al pasar de cero cámaras de seguridad a 380, las cuales serán inauguradas por el presidente Santos en diciembre, duplicamos el número de cuadrantes de 14 a 28, aumentamos el parque automotor policial y optimizamos en tecnología la operatividad de la Fuerza Pública”, me dijo el alcalde Socarrás, cuando le pregunté por algunos logros de su gestión.

También destacó el haber bajado el desempleo de 11.7 en 2011 a 8.1 en 2015, así como haber acabado con algunas concesiones leoninas para la ciudad, como la de Tránsito Municipal y la de Amoblamiento Urbano, muchas de las cuales tenían hipotecados los tributos. “Todo esa plata iba a parar a manos privadas y nunca se veía reflejada en obras en el municipio. Contra esas mafias es que me he enfrentado: Valledupar no puede repetir la pesadilla del pasado”, declaró con vehemencia Socarrás, considerado en 2012 como el mejor alcalde del país, según Cifras y Conceptos.

La continuidad de los programas del alcalde Socarrás quedó en cabeza del exconcejal González, quien no solo representa los ideales de su mentor político, sino que pasa a ocupar un lugar destacado dentro del relevo generacional de su partido Cambio Radical en el Cesar. Punto. ¿Qué va a pasar en Valledupar y el Cesar en materia electoral? ¿Sufrirá un duro revés el llamado clan Gnecco? ¿Quién es quién en las campañas por la alcaldía de Valledupar y la Gobernación del Cesar?

Jaime González, el heredero de Fredys Socarrás

Quienes conocen al médico Fredys Socarrás lo definen como un servidor público comprometido con las causas sociales y un político de convicciones. Llegó a la Alcaldía de Valledupar con el respaldo de 49.500 electores y sin ningún tipo de maquinaria política, lo que le permitió realizar profundas transformaciones en la capital del Cesar. “No llegamos con fórmulas mágicas. Llegamos a trabajar, bajo las premisas de la transparencia, el compromiso, la voluntad, el orden y la convicción de que lo público es sagrado”, afirma Socarrás, quien apuesta por la continuidad de sus programas en cabeza del exconcejal Jaime González Mejía de Cambio Radical. González nació en Valledupar en 1986 es abogado de la Universidad Popular del Cesar y administrador Público de la ESAP. Tuvo una destacada gestión como concejal de Valledupar, donde realizó varios debates de control político, sobre el POT, manejo de recursos por parte de la Secretaría de Hacienda y manejo de recursos de la ola invernal, entre otros. La dupla Socarrás-González se enfrenta a la poderosa maquinaria que respalda a Tuto Uhía, en cabeza del clan Gnecco, que no ha ahorrado recursos en procura del triunfo de su pupilo. A González también lo respalda el candidato a la Gobernación, Arturo Calderón.

Tuto Uhía, con el músculo del clan Gnecco

El candidato Augusto Ramírez ‘Tuto’ Uhía se inscribió por firmas por el movimiento Avanzar es Posible, pero su campaña cuenta con el respaldo de la mayoría de los integrantes de la casa Gnecco, en cabeza del gobernador del departamento, Luis Alberto Monsalvo, así como de grupos cristianos de la ciudad. En su lista al Concejo se destaca Lylybeth Aguirre Saurith. Curiosamente, la primera dama del departamento –Cielo Gnecco, madre del gobernador- no lo acompaña, pues decidió respaldar a su sobrino Andrés Arturo Fernández, hijo del exalcalde, Luis Fabián Fernández. La campaña del exconcejal Tuto Uhía a la Alcaldía de Valledupar lleva varios años, pues fue candidato cuando ganó Fredys Socarrás. Aunque comenzó punteando en las encuestas, la irrupción del candidato Jaime González frenó el ímpetu que traía Uhía. Hoy los sondeos de opinión muestran una disputa muy reñida entre los dos candidatos. Punto. Mientras Uhía cuenta con el apoyo de la administración departamental, González tiene el respaldo de la administración municipal. El próximo 25 de octubre se sabrá quién ganó la medición de fuerzas.

Arturo Calderón, juntó a Uribe con Serpa

La candidatura de Arturo Calderón, quien disputa la Gobernación del Cesar en un cabeza a cabeza con Franco Ovalle, tiene varias curiosidades. La primera de ellas es que cuenta con el respaldo del Partido Liberal y también del Centro Democrático. Es decir, en la foto del candidato aparecen a la izquierda Horacio Serpa y a la derecha Álvaro Uribe, lo que no deja de llamar la atención dadas las enormes diferencias que existen entre los dos dirigentes políticos. A su campaña también se sumó el aspirante a la alcaldía de Valledupar, Jaime González, quien a su vez cuenta con el respaldo del alcalde de Valledupar, Fredys Socarrás, y los candidatos Evelio Daza y Pedro Norberto Castro. El reto de Calderón –quien en esta oportunidad no cuenta con el respaldo de su tío Benjamín Calderón, uno de los empresarios del chance en el departamento- es derrotar a Franco Ovalle, quien cuenta con la maquinaria de la administración departamental, aceitada principalmente por la primera dama, Cielo Gnecco, quien quiere volver a repetir el “premio mayor” de la Gobernación.

Calderón tiene buen respaldo en Valledupar que representa el 45% de la votación del departamento.

Franco Ovalle, apuesta de los Gnecco a la Gobernación

El candidato Franco Ovalle cuenta con el aval del Partido de la U, en cabeza del senador José Alfredo Gnecco. Pero, además, lo apoyan los representantes Ape Cuello, Cristian José Moreno, Fernando de la Peña y Chichi Quintero. También tiene el apoyo del conservatismo, La U y Cambio Radical. Franco Ovalle es el candidato de la administración departamental; es decir el aspirante de los afectos de la casa Gnecco, en cabeza del gobernador Luis Alberto Monsalvo, cuya gestión tiene un gran reconocimiento nacional. “Franco Ovalle garantiza la continuidad de los programas del gobernador Monsalvo”, me dijo un analista político de Valledupar a quien le pregunté por las propuestas de todos los candidatos. La derrota de Ovalle sería un duro revés para la casa Gnecco, que tiene control sobre la mayoría de las alcaldías del Cesar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.